Crónica de un vendedor de agua

7 de marzo de 2017 § Deja un comentario


El precio de la vida comunitaria

Muchos emigrantes sentimentales huimos de nuestros países porque cada vez se parecen más a esos cementerios militares estadounidenses: alineados, racionalizados, funcionales, anónimos, estructurados, supervisados, seguros y ahorradores. En ellos, como en la vida, el hecho de que cada elemento tenga un sentido (económico) ha provocado que su conjunto carezca de sentido (existencial), y no sabemos encontrar la salida a esta cárcel paradójica.

Quizá por eso, muchos emigrantes sentimentales nos enamoramos perdidamente de los países latinoamericanos, donde lo imprevisible es el pan de cada día, y la monotonía, un lejano cuento de hadas.

A veces desarrollamos una afección exageradamente benévola por cualquier cosa extraña que encontremos y nos convertimos en auténticos pánfilos, en el sentido más literal de la palabra: «amantes de todo». Seguir leyendo… 

La calle Mayor

2 de marzo de 2017 § Deja un comentario


Canto en la naturaleza

6 de febrero de 2017 § Deja un comentario


15085694_10154548498758564_5366889692329026517_nLas sombras de las ramas acarician
mis brazos, que dan suelo a su danza;
el viento viene a verme y se revuelve
entre mi piel y mi casa.

Los pájaros desconocen mi nombre
pero no el amor que aguarda en mi garganta;
el musgo del repecho de la roca
corresponde a mi alma.

El duelo de mis dedos temerosos
olvida su zozobra cuando besa el agua;
los charquitos, las hormigas y las piedras
me consuelan, me callan.

Soy oidor de todos sus pensamientos
de la poesía de sus quejas cotidianas;
voy y vuelvo de la montaña al pueblo,
ligera, con las campanas.

Entorno los ojos para distinguir del cielo
cómo, allá arriba, me saluda una planta;
yo la amo y me convierto en su siervo
sin preguntarle nada.

El camino de tierra es un milagro,
me tiendo sobre él como en un lecho;
y escucho su voz ronca preguntando
por mis sueños.

Me desperezo como un animal, sin prisa
estiro mi vista hasta la última loma;
pongo mi oído sobre la tierra encendida
y escucho el idioma

de los mamíferos tendidos a la sombra
que con tanta dulzura se acicalan;
me guardo en sus pellicas y su lengua
me amamanta.

No tengo miedo ya, no espero nada.
Mi cuerpo, joven aún, es libre
de sí mismo y de aquello que ama.

No padezco hambre ni frío,
y me entrego al sueño confiadamente
esperando seguir aquí mañana.

teatroarquitos

Just another WordPress.com site

Tutumaca

Los mejores desayunos de Madrid

Feminismos Descoloniales

red méxico sobre feminismos y descolonización

COLEM

Grupo de Mujeres de San Cristóbal

El sosiego acantilado

non mea voluntas

TOURMAGIQUE

Pour mes élèves de français

Territorio indómito

Un lugar por descubrir...

Ciudadela Poética

Palabras como espadas directo a la razón.

Mitos y leyendas mexicanas de Homero Adame

Un blog de mitos, leyendas, costumbres y tradiciones de México

A %d blogueros les gusta esto: