El nacimiento de María

20 de marzo de 2012 § 1 comentario


Image

Matriarcado de Willy Ollero

    Almodóvar, pueblo donde mi madre nació, es cuna de escenas verdaderamente surrealistas. Para empezar, ya la llegada al mundo de la citada señora tuvo su guasa.

     Allá por el año mil novecientos cincuenta, en un pueblo de rojos silenciados por Paquito el Vencedor, reinaba, en la familia de los ricos del pueblo, y por consiguiente, de lo más facha, un matriarcado más absolutista que el régimen del Absoluto Don Paco. Y esto es cosa ya muy extraña por los tiempos y el lugar donde se dio, pero es verdad, y yo lo puedo confirmar, pues desde mi tierna infancia he presenciado admirada cómo mi abuela mantenía a su marido mas firme que un velón de procesiones; ciencia tal la de mi abuela Petra, que seguro no pudo nacer de generación espontánea, sino que precisó de largos años de conquista y estruje psicológico, de las mujeres de mi familia hacia sus maridos.

     Ya estoy viendo a mi buen abuelo Ángel, joven y rebosando testosterona por cada poro de su piel, soñando con tocarle a lo mejor una tetilla a mi abuela, tan guapa y dotada en ese ámbito, todo hay que decirlo, para suerte o desgracia de mi abuelo. Y a ella, que no solo no le dejaba satisfacer sus deseos sexuales, sino que, no puedo saber cómo, hizo que mi abuelo tuviese verdadero terror de pensar, simplemente, en realizar sus fantasías.

     Finalmente, mi abuela ordenó a mi abuelo que contribuyese en el acto reproductivo, cosa a la que mi abuelo obedeció rápidamente y no sin un poco de miedo por lo que pudiera costarle. Y nueve meses más tarde, en la noche del uno de enero, el retoño parecía querer salir al mundo.

     Mi abuela estaba tendida en una de las amplias habitaciones de la casa del pueblo cuya ventana daba al patio; mi abuelo, de aquí para allá calentando agua, quemándose con ella y aguantando los gritos militares de la matrona, mujer que imponía respeto por su lozana corpulencia, pero más aún porque asumió con naturalidad la autoridad que en aquella casa se concedía a todo el que fuera mujer. Mientras tanto, los padres de mi abuela y dueños de la casa, mi bisabuela Gloria y su marido, esperaban pacientemente en el salón al calor del brasero.

     Pasaban las horas y mi abuela seguía con las contracciones, pero nada más, de forma que cuando dieron las once, hora en que rigurosamente se iba uno a rezar y a acostarse, mi bisabuela Gloria, sin más miramientos, se levantó de su sillón y se dirigió a la habitación donde su hija se encontraba, y le dijo a la matrona: Me voy a acostar. Si es niña despiérteme usted, haga el favor, si no, ya lo veré mañana. Hasta mañana si Dios quiere.

     Este comentario, lejos de sorprender a mi abuelo y a su suegro, que en aquella casa  sobrevivían, o de ofenderles por la discriminación que a su género se estaba haciendo, les dio a entender que eran ellos a quienes les había tocado quedarse sin dormir hasta que Petra diera a luz.

     A las tres de la mañana, viendo que el retoño era una niña, se despertó debidamente a la señora, que sintió gran alegría de que fuese mujer su nieta. Y como ésta naciera el día uno de enero, la llamaron, por gusto de Gloria, María, mi madre.

Dibujo: Matriarcado de Willy Ollero

Anuncios

Etiquetado:, ,

§ Una respuesta a El nacimiento de María

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El nacimiento de María en El arte es un juguete.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: