El contagioso

25 de marzo de 2012 § 3 comentarios


Marc Chagall "La danza"

Hay personas contagiosas, contagiantes
si están alegres, si están tristes,
todo se vuelve alegre, triste.

Su interior se siembra a cada palmo
sin poder retenerse, se desenvuelve solo
como bola de nieve por ladera.

Y hay quién se contagia fácilmente
cosa que nota casi siempre el contagioso.

Pero los hay también que no se dejan contagiar
y permanecen obtusos, inviolantes
ante cualquier derrame, tierras duras.
Llevan entre sus cejas escuadrones
para matar con matemática la duda.

Yo no digo que no me seduzca su pedrez
(porque amo hasta las patas del mosquito)
pero podrían hacer un leve esfuerzo
por beber de lo que ofrenda el cielo
abrir la boca y buscar el agua
apuntando con el cuello hacia las nubes.

Sólo digo eso,
que es mejor ser contagioso o contagiado
que andar empedrado, obtuso o inviolante.

Anuncios

Etiquetado:,

§ 3 respuestas a El contagioso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El contagioso en El arte es un juguete.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: