Salió la luna

11 de junio de 2012 § Deja un comentario


Max Ernst – El dormitorio del maestro, vale la pena pasar allí una noche

Salió la luna
y estaba sentada
frente al espejo,

extendió la mano
y habitó la soledad
con un centenar de lirios.

Las noches eran claras
porque encendía el aire
con destellos.

Salió la luna
y estaba sentada
como esperando,

con esa calma
de quien no espera
nada cierto;

a mi llegada
abrió mi canto
en mil caminos

y puso lagos
de flores blancas
en mis desiertos.

Cuando caí
me dijo ¡canta!
y vi su rostro

abriendo alfrombras
para mis pasos
enrojecidos,

y fue mi abrigo
y fue mi cuna
a cielo abierto,

y, simplemente,
pasamos noches
mirando el fuego.

A Nadine.

Anuncios

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Salió la luna en El arte es un juguete.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: