Cómo llegó un retrete a la sala de un Picasso

22 de enero de 2013 § 1 comentario


Anticrítica de arte

Desde que inició la Modernidad el hombre se ha empeñado en contradecir los tópicos que dominaban la cultura de la época inmediatamente anterior, como hacen los adolescentes con sus padres.

Anti-critica-de-arte-o-cómo-llego-51

Marcel Duchamp – Fuente

¿Es la Fe lo más importante para los medievales? Los ilustrados dicen que ni hablar: es la Razón. ¿Que la Razón es lo más importante? Los románticos responden que el Instinto es lo único que sirve. ¿Que ya se ha dicho todo sobre la Fe, la Razón y el Instinto? Pues los vanguardistas dicen que Nada es importante.

Por eso, no nos sorprendemos de que después de habernos tenido que tragar durante un par de siglos la idea romántica de que el arte, para ser bello, tenía que carecer de toda funcionalidad mundana y pertenecer a la esfera de lo sublime, un grupo de hiper-post-mega-modernos diga lo contrario y otro grupo de críticos lo aplaudan con sus puñetas (Adorno de encaje u otro tejido ligero, que se pone en la bocamanga de algunos trajes, y forma parte del de los magistrados, catedráticos y ciertos eclesiásticos.)

Seguir leyendo

Anuncios

Etiquetado:, ,

§ Una respuesta a Cómo llegó un retrete a la sala de un Picasso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Cómo llegó un retrete a la sala de un Picasso en El arte es un juguete.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: