Cómo juzgar al zapatero siendo sastre

31 de enero de 2013 § Deja un comentario


Anticrítica de arte

Cuentan las malas lenguas que los críticos sienten un placer secreto, casi genital, cuando encuentran en la obra que analizan eso queAnti-critica-de-arte-o-cómo-SPANISH-5 ellos llaman influencias. No hay arte que los críticos halaguen al que no le hallen relación con obras precedentes y coetáneas. Dicen que por eso a los artistas innovadores les ha costado tanto ser reconocidos.

Murmuran que no es sino la cantidad de tales influencias la que determina con asombrosa nitidez –que sólo los críticos pueden ver- eso que ellos llaman «calidad» en el arte. Los doctos criban el buen arte del que no lo es con una ecuación sencilla: cuantas más influencias tenga, más calidad, como si se tratara de los nutrientes de un cocido.

Por eso, la gente va preguntando por las calles ¿qué son esas influencias y qué tienen para que los críticos basen en ellas esta delgada línea entre el Buen y el Mal –arte-? Y yo que soy prófuga de la filología, he oído decir que las influencias no son otra cosa quecitas directas o indirectas, referencias conscientes o inconscientes que tienden un hilo entre la obra de arte y un pasado o un presente con el que –supuestamente- dialogan.

Seguir leyendo…

Anuncios

Etiquetado:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Cómo juzgar al zapatero siendo sastre en El arte es un juguete.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: