Nocturno

7 de febrero de 2014 § 1 comentario


Klimt- El beso

Klimt- El beso

Cada noche, cuando tú empiezas a adentrarte en el sueño
abro los ojos y buceo la oscuridad preguntando
si realmente estoy viviendo este milagro: el amor
inunda nuestro pequeño cuarto con suelo de madera
y la dicha es una rama infinita que renace cada noche,
y anuncia que no puede morir.

Aún cuando llueve, el sol llega a la ventana;
pero si no existiera ese pozo de luz
el sol elegiría nacer al mundo detrás de nuestra cama.
Ninguna flor puede morir aquí, la enredadera
se levanta como un soldado bondadoso sobre el alma.
La puerta se abre paso hacia uno y otro lado del jardín
porque el mundo se llena de frutos cuando salimos de casa.

Entonces, me pregunto… ¿qué debo hacer? Y canto.

Tú respiras a mi lado y, entre sueños, me abrazas
y entiendo que debo renunciar a ser poeta
para ser únicamente humana
y vivirte a solas, sin aplausos,
como las bellezas que no tienen testigos:
este amor hay que beberlo a grandes tragos
aunque en él se ahoguen todas las palabras.

Anuncios

Etiquetado:

§ Una respuesta a Nocturno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Nocturno en El arte es un juguete.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: