Poema sin título

3 de septiembre de 2016 § Deja un comentario


Invitado X

snowzilla-1192621_1280

Snowzilla – Tormenta de nieve – Chinatown

Una nevada. Contra una nevada guerrean los hombres:
no dejarán que ese blanco tesoro caído del cielo
les estropee los planes y tuerza sus predicciones.
Llevan ya tiempo siguiendo la flota de nubes cargadas
con su liviana amenaza en sus pantallitas brillantes,
vaticinando el día y la hora en que caiga la blanda
carga como una bomba sobre sus sagrados quehaceres.
Por sobre el globo revuela un enjambre de moscas curiosas,
como al redor de un mojón, registrando qué pasa en el suelo,
qué en el cielo, abierto abanico de ojos en vela.
    Nieva: las quitanieves ya asoman de sus madrigueras,
corren por los caminitos de pez esparciendo sus sales,
pan que alimenta la fe de que hoy hay mañana seguro,
migas que harán derretir la bendita blancura, blancura
que hubo podido acallar por un día la marabunta
de escarabajos rodantes, hacer descansar por un día
tanta pantalla locuaz, regalar un día vacío
de vaciedad escolar al futuro rey del Mañana,
para jugar con un juguete que él no ha pedido.
No: eso no puede ser, eso no es lo que exige el Progreso:
es menester que se cumpla el Gran Plan, el programa de siempre;
todo ha de ser como debe de ser. Y por eso trabajan
héroes que hacen que sea lo que era incierto que fuese,
para que vengan más héroes detrás degollando la duda,
hasta que de ella no quede ni rastro en la faz de la tierra.
    Nieva, y los hombres tiritan; mas ya no tiritan de frío.
Anuncios

La exploradora

27 de noviembre de 2014 § 2 comentarios


 

"La exploradora" - Laura Chicote

“La exploradora” – Laura Chicote

Qué bueno que se rompan los planes, que se confundan las brújulas y que se arruguen los mares que antes eran mansos y discretos. Qué bueno que duden los sueños y que la línea que dibuja los caminos sea infantil y caprichosa. Qué bueno que se equivoquen las fronteras  y no puedan recordar de qué lado está su patria, que las cosas vuelvan a ser prodigios momentáneos huérfanos de casa. Que todo vuelva a estar en fuga, que ya no tengamos que cargar la quietud sobre la nuca, ni nos pongamos el traje de la fatigosa prudencia o la sensata estructura. Qué bueno que la libertad nos encuentre con las alas despiertas para jugar día y noche, desnudos, sin pasado, con el sol, con la tormenta.

Imagen de Laura Chicote. Ver más.

El contagioso

25 de marzo de 2012 § 3 comentarios


Marc Chagall "La danza"

Hay personas contagiosas, contagiantes
si están alegres, si están tristes,
todo se vuelve alegre, triste.

Su interior se siembra a cada palmo
sin poder retenerse, se desenvuelve solo
como bola de nieve por ladera.

Y hay quién se contagia fácilmente
cosa que nota casi siempre el contagioso.

Pero los hay también que no se dejan contagiar
y permanecen obtusos, inviolantes
ante cualquier derrame, tierras duras.
Llevan entre sus cejas escuadrones
para matar con matemática la duda.

Yo no digo que no me seduzca su pedrez
(porque amo hasta las patas del mosquito)
pero podrían hacer un leve esfuerzo
por beber de lo que ofrenda el cielo
abrir la boca y buscar el agua
apuntando con el cuello hacia las nubes.

Sólo digo eso,
que es mejor ser contagioso o contagiado
que andar empedrado, obtuso o inviolante.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con pensamientos en El arte es un juguete.

A %d blogueros les gusta esto: